Carabanchel en los Siglos XIII y XIV: La Escisión

La huella más importante de Carabanchel en el siglo XIII la ha dejado la Ermita de Nuestra Señora de la Antigua, tal y como narramos en el anterior relato.

Sin embargo hay otros sucesos importantes que apuntamos a continuación.

En 1202, Alfonso VIII concede Fuero a Madrid, dando lugar a la Comunidad de Villa y Tierra de Madrid, con personalidad jurídica propia. El alfoz de Madrid tuvo hasta treinta aldeas, siendo una de ellas Carabanchel.

El aumento de la ganadería en Madrid conlleva falta de pastos y por ello, el Fuero de Madrid autoriza a los vecinos de la ciudad a pacer con los bueyes y cuadrúpedos en el prado de Caraque, en Carabanchel, en lo que no esté sembrado. Sin embargo, los vecinos de Carabanchel tendrían que esperar doscientos años para tener dehesa propia.

Carabanchel pertenecía a la Iglesia y el Liber Privilegiorum Eclesiae Toletane recoge la Carta de Carabanchel, dada en Palencia el 2 de julio de 1218 por la que Carabanchel se convierte en un señorío eclesiástico dependiente del arzobispado de Toledo, Rodericus, por una pensión anual de cincuenta aúreos, durante la vida del arzobispo, pasando a depender otra vez del capítulo de la Catedral de Toledo tras su muerte.

Fernando III, “el Santo”, en 1222, articula el alfoz de Madrid en tres sexmos: Vallecas, Villaverde y Aravaca. El sexmo era un conjunto de pueblos y aldeas para la administración de los bienes de aprovechamiento común. Cada uno tenía un sexmero para fijar la propiedad y las lindes, y posteriormente como recaudador de la Hacienda municipal.

El sexmo de Aravaca incluía Carabanchel, Alcorcón, Leganés, Las Rozas, Boadilla , Majadahonda y Aravaca.

En 1262, el Fuero de Madrid fue sustituido por el Fuero Real otorgado a la villa de Madrid por Alfonso X “El Sabio”, para unificar el derecho local por medio de un cuerpo jurídico común.

 

Del Siglo XIV tenemos poca información de nuestros Carabancheles, más allá de que Madrid fue elegida para celebrar cortes de Castilla en varios reinados: Fernando IV (1309), Alfonso XI(1327) y 1391 y 1393.

Alfonso VI cambia el sistema de concejo por el de regimiento en 1346, por el que el monarca elige a doce regidores que asumen las facultades que hasta entonces correspondías al concejo.

Sin embargo, es a finales del siglo XIV (otras fuentes lo sitúan a mediados del XV) cuando se produce un hecho trascendente: El inicio de la formación de los dos Carabancheles (o Caramancheles): De Suso y de Yuso (Arriba y Abajo), o también conocidos como Carabanchel Alto y Bajo. Es en esta época cuando comienza a producirse un abandono del núcleo poblacional entorno a la Emita de Santa María la Antigua. Se cree que debido a la escasez de agua como a la necesidad de buscar nuevas tierras de labor debido al creciente aumento demográfico.

Como veremos más adelante, con la división surge la confrontación, precisamente por la disputa de las tierras para pasto del ganado. Hay que tener en cuenta que inicialmente, el Alto , y hasta ya casi el siglo XX, fue mucho más potente e importante, en superficie y población.

Como veremos en esta singladura Carabanchelera, a Carabanchel Alto nos han ido quitando las tierras, el pan y la sal, pero nunca la dignidad.

Fuentes:

Carabanchel, un Distrito con Historia, José María Sánchez Molledo

Carabanchel, una Ciudad dentro de la Ciudad, una Historia con Sello propio, Francisco Javier Faucha Pérez y Jesús Fernández Sanz

https://karabancheldotcom.files.wordpress.com/2013/07/carabanchel-una-ciudad-dentro-de-una-ciudad.pdf

Emita de Santa María La Antigua: Joya Histórica en Carabanchel

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *